UC

Las manos de Sara, el cerebro de David

Esta es la historia de una madre que no se venció ante la discapacidad de su hijo; y de un hijo que encontró en su madre la mejor aliada para la batalla. Sara Díaz acompañó a David a todas sus clases universitarias: ella escribía mientras él entendía. Hoy es doctor en Física de la UC.

 

No lloró. Apenas David Valenzuela salió del vientre de su madre, tras una cesárea de emergencia, no lloró. Su madre, Sara Díaz, se dio cuenta enseguida de eso y supo que algo había pasado. Pidió que le mostraran a su niño. Fue entonces que el doctor le dijo esas palabras que ella recuerda frescas en su memoria, pese a que ya han pasado 30 años:1116-820x500

-          ”Sara, el niño está malito. Se asfixió al nacer”.

David Sebastián Valenzuela Díaz es un hombre con humor. Que sonríe con frecuencia, que pide explicaciones de todo. Cuando tiene a alguien en frente, hace preguntas que exigen ingenio en las respuestas. Pide explicaciones hasta de los asuntos más mínimos. Le gusta desafiar a su interlocutor. Pero jamás lo hace de manera brusca. David Valenzuela es una persona amable, un tipo muy cálido.

Es delgado, de cabello oscuro, de cejas gruesas.

Cuando le toca desplazarse, las cosas se le ponen más difíciles. Camina firme, aunque a su estilo: levanta rápido muslo y pantorrilla, y luego flecta hacia arriba la rodilla antes de apoyar el pie otra vez en el suelo. Primero una pierna, después la otra. Así, con paciencia, como marchando, arma sus pasos.

Cuando conversa, hay que escucharlo con atención, sin apurarlo. Habla lento y hay letras que le cuesta vocalizar.

Sus palabras pueden atascarse algunas veces. Sus movimientos en piernas y brazos pueden no ser siempre fluidos. Pero su mente es veloz.

Sara Díaz es de Copiapó. A los 18 años se fue a Antofagasta a estudiar Pedagogía en Historia. Allá conoció a Francisco Valenzuela, que era de la Fuerza Aérea. Se casaron, armaron familia y Sara quedó embarazada. Un embarazo sin problemas, dice ella.

Puedes leer la historia completa en el siguiente link:

http://www.latercera.com/noticia/las-manos-sara-cerebro-david/

Fuente: Diario La Tercera